Las personas que más se obsesionan con la ortografía son las más odiosas; No lo digo yo, lo dice la ciencia…

0
8450

Seguramente, el ir corrigiendo todo y a todos a tu paso, ha logrado que te ganes ciertos conflictos, pues ser tan perfeccionista a tal grado de sentir un doloroso sangrado ocular cada que ves una falla en la escritura, no es tolerable por todos, y que crees, la ciencia encontró el calificativo perfecto para nosotros, sí, me incluyo en el clan de los odiosos.

Tal como se escribe, las personas que siempre estamos al pendiente de los errores de los demás, según un  estudio realizado en la universidad de Michigan, solemos ser menos tolerantes, menos amables e incluso la palabra odiosos nos define a la perfección.

Del mismo modo, un reconocido profesor en Nueva York, afirma que no solo la intolerancia crece, dice que este tipo de personas se vuelve más insoportable con el tiempo y que este calificativo que le da la gente a su alrededor es lo que ocasiona que los conflictos entre su entorno social crezcan.

La investigación que se hizo para llegar a tal resultado se llevó a cabo de una manera sumamente sencilla pero con grandes tangibles como resultado; reunió datos de cierto número de personas que corrigen textos y por otro lado se investigó a las que no lo hicieron.

Resulta que las personas perfeccionistas con la ortografía son más introvertidas que las que lo dejaron pasar, que las personas que no les importa tanto la escritura son menos meticulosos y duros que los que critican severamente el uso de puntuación.

Así, se pudo dar razón de la felicidad y lo bien aceptados que son las personas a las que no les importa que les manden un mensaje romántico con fallas en la ortografía, y pues no es nada del otro mundo este descubrimiento científico, a nadie le gusta que les recordemos que no saben hacer las cosas.

Ven, si soy odiosa. Sorry not sorry.

Idea original: Adriana Araya Moya