Aunque jamás te olvide, sé que me volveré a enamorar

0
1310

Nuestra relación estuvo llena de pequeños instantes atiborrada de significados, de sentimientos, fueron pequeños instantes que armaron mi vida por algunos años, los años que viví a tu lado.

Estar contigo me mostró como si se puede estar pegadito a alguien aun estando a miles de kilómetros de distancia. Fue tu presencia la que me enseñó que nadie es de nadie y que lo hermoso de la vida en pareja es esa libertad de poder irte pero no querer separarse.

Desde que nos conocimos, super que lo nuestro sería de esos sentimientos que se tatúan en el alma, conocerte fue la casualidad más linda que tuve en la vida, y lo mejor, fue que desde que estrechaste mis manos por primera vez, me dijiste que no me fallarías, que lo nuestro, duraría lo que deba durar y que te encargarías de darme la mejor y más pura experiencia de amor… y lo lograste.

Cuando todo parecía acabarse, me cuestionaba todos los días. Me resistía a creer en ese dicho popular de “todo pasa por algo”, no podía aceptar que ese “algo” te arrancaría de mi vida, no quería resignarme a que no te perdí, simplemente se acabó. Aun no entendía esas palabras que me dijiste el primer día,  “no puedo prometerte un para siempre, esto durará lo que deba de durar”.

Renegué de mi buena memoria, pues todo me recordaba a ti, te fuiste y las cosas más insignificantes que vivimos me hacían derramar una lágrima que solo sabía a tu recuerdo.

No me quedó más que presentarme de mano con la resignación, me tuve que resignar a que nunca te voy a olvidar, pero que nunca volveremos a estar juntos, que lo nuestro tenía fecha de caducidad.

Ahora, aun con tu recuerdo a cuestas, me queda la experiencia más bella del amor, pero ya levanté la cabeza, sequé mis lágrimas y ahora camino con la convicción de que en realidad es cierto, todo pasa por algo, y cuando comprendas su paso será ese mismo “algo” el que te abrirá las puertas para que nuevas cosas y mejores experiencias entren a tu vida.

De tu recuerdo me levanté para volver a creer, sé que no voy a olvidarte jamás, que fuiste de las mejores experiencias que mi corazón pudo haber tenido, sin embargo,  lo nuestro duró lo que tenía que durar, y sé que tarde o temprano voy a volverme a enamorar.

Idea original:  Joel Yañez