Cuando eres tu propio juez sabes que estas condenado.

0
844

No temo al pasado, porque no es justo hacer un juicio de lo que no conozco, tus razones has de a ver tenido y no puedo otorgarme el derecho de preguntarte para cuestionarte. Entiendo la funcionalidad del recuerdo y te escucho con atención pero no intento hacer nada para decirte que hay muchas cosas que no me parecen adecuadas, no te sonrojes cuando te pregunte el porqué, yo también necesito entender algunas de las cosas por las que has pasado porque así puedo conocerte mejor. No lo niegues yo también he pasado por cosas difíciles aunque haya mucho que no pueda comprender.

Estoy contigo en tu batalla personal, pero no puedo hacer mucho para ayudar, puedo entender y hasta guardarme mis cuestionamientos pero no puedo cambiar la moral humana, no puedo hacer que todo el mundo piense igual y tú tendrás que lidiar con eso aunque yo sea testigo, aunque yo me vuelva parte de todo mi único papel ahí es sostenerte de la mano. Parece normal que un hombre tenga todo un historial, parece normal que puedas tener mil historias que contar de mujeres, lugares y situaciones pero para mí no lo es, como no lo es para mí tampoco debería serlo para ti.

Ahora que intentas sentar cabeza, que dejas de andar aquí y allá te enfrentas a una lucha, intentas ganarte mi confianza aunque ya la tienes, intentas hacer que los demás piensen que todo eso acabo, que las frivolidades y el libertinaje es pasado. Las personas no comprenderán lo que haces, las amistades pueden llegar a jugar sucio y todo depende de ti. No me prometas, no me jures nada cuando salgas, sabes lo que haces y si lo que quieres hacer me afecta pues ya sabes lo que pierdes; no porque sea la mejor mujer del mundo, estoy segura que puedes encontrar en muchas partes lo que tienes a mi lado pero mientras tanto yo podría estar en juego, tú decide si quieres apostarlo. 

No me cuentes las historias, si quieres hablar te puedo escuchar pero prefiero no saber por más curiosidad que me cause verte como un hombre ajeno, créeme que ya lo he hecho, he sido parte de situaciones en las que nunca imagine que sería parte importante después y no es para nada agradable. No quiero ser juez, sabes la seguridad que tienes conmigo pero no hay nada seguro ni para ti ni para mí y estoy completamente segura de ello.

En un mundo al revés tendrías que preocuparte por lo que has hecho, pero sabes que tienes la ventaja de la ignorancia humana así como la de tu sexo y sus beneficios. No te preocupes conmigo, sé que puedo esperar, no dejarás de tener mi confianza hasta que realmente la vea irse de la nada.