De pronto debes de volver a empezar.

0
588

Hoy ya no tengo ni la consciencia de ayer, ya no sé como responder o qué hacer, la voluntad me dice que lo deje todo así nada más, que me escape y busque un nuevo comenzar. Puedo arriesgarme, puedo hacer lo que más me convenga o incluso lo más sencillo, aunque siempre lo malo es lo más sencillo, ya no conozco a la persona que hoy soy pues la de ayer ya no dejo ni rastro. Se me fue el recuerdo, la sabiduría de ayer y sobre todo creo que lo peor esta por venir pues se me fueron las ganas de vivir; se fueron cuando perdí el sentido de la vida misma, cuando perdí mi camino, cuando perdí el ritmo de mis pasos y es que por correr me quede sin energía, sin esperanza y sin rumbo para seguir.

De pronto ya no sé a donde voy, con quien voy o para qué voy… De pronto me encuentro siendo un infante perdido y temeroso con la vida por delante pero el pantalón mojado de miedo por no saber a donde ir exactamente.  

No pienso culpar a nadie y no es porque no quiera; es porque no puedo. No puedo decir que tu partida me ha dejado perdida pues no me quedaría semejante afirmación pues quienes me conocen saben que no soy de esas personas. No puedo decir que es una depresión con la que lucho o que el invierno me pone mal, porque nada de eso me queda, nadie lo creería ni siquiera yo que al final de todo eso es lo que importa. 

Quisiera irme, quisiera dejarlo todo, quisiera hacer mil cosas que me den paso nuevo para un comienzo desinteresado peor no puedo. Esta vez lo único que haré es buscar al corazón; uno que me de la razón de sobrevivir, esta vez lo único que quiero es encontrarme con mi interior, no perderme aunque lo profundo de miedo; esta vez no será como las otras. Hoy no estoy en busca de la ilusión brillante, ni de la propuesta segura, no quiero la figura elegante porque ya aprendí la lección. Prefiero lo sano, por esta vez lo único que quisiera es encontrarme, quedarme y amarme como debí haberlo hecho desde un comienzo.