Mi talento es volverte un hombre nuevo pero siempre habrá un precio.

0
271

Puede que no seas el mejor, puede que yo sepa ya tu reputación, puede que conozcas tú la mía, puede que no te importe y al igual que yo lo único en lo que pienses es la piel que podemos vestir, puede que compartamos el mismo pensamiento y sin importar el precio o el tiempo yo estaré aquí para mirarte a los ojos y hacerte sentir cómodo, hacerte sentir que aquí limpias tu pecado. No hay  intenciones en lo que se conoce, no hay letras pequeñas porque es tan obvio que no se pueden inventar clausulas que lo expliquen, sabes ya lo que haces, desde el momento en el que me buscaste en el mismo lugar de siempre.
Hazme rica con tus historias, hazme rica con la boca llenas de palabras que se agolpan en los dientes buscando una salida, tienes mucho que decir y yo soy la menos indicada pero descuida no eres el primero que viene en busca de consuelo, no eres el primero  que se queda hasta el amanecer esperando a que seas mis brazos los que den cobijo y mis pechos los que den refugio, conoces el precio y si estas dispuesto a pagarlo yo me vuelvo casa de carne y hueso para que te quedes, para que te limpies, para que te cures.


Si lo requieres puedo volverme enfermera, si lo necesitas puede ser hasta doctora, coceré cada una de las heridas que las mujeres, la vida superficial, la vida real te hace, limpiare ese corazón sucio y contaminado, hasta puedo rehacer lo que este maltrecho para que al salir de aquí ses aun hombre nuevo, para que al levantarte me dejes con los problemas que tienes mientras que tú sales renovado con la idea de ser mejor que antes, es la magia que hace el hacer algo que se sabe mal pues querrás redimirlo y pondrás todos los kilos para sentir que lo haces. 
No importa mi estado de animo, la vida misma me ha dejado ver que este era mi destino, la vida misma me ha orillado a no querer ver más opciones, no importa el juicio, a el castigo porque me importa mi labor, porque me importan las personas a las que ayudo, a las que se salen con la suya y llegan vistosos a sus hogares con las ganas de hacer mil cosas buenas que expiren el mal que se buscan conmigo a mi lado. Sé que me quedo con la basura del día pero lo vale para poder por momentos a hombres que se vuelven buenos.