Si la niña que un día fui me mirara no estaría muy feliz de seguir.

0
528

Yo quería un príncipe azul, yo quería un hombre que me sacara del hoyo en el que desde niña me hundí, pues esperaba un hombre fuerte que me rescatara y es que vi mucha televisión; yo creía que así debía ser, un chico que mantuviera mis expectativas e incluso mis necesidades, que me solucionara la vida y me sostuviera para no pisar el fango. Lo creas o no, lo busque, lo busque durante mucho tiempo y lo único que pude conseguir fue un hombre como tú, no es que seas malo pero no definitivamente no eres para mí, eres de esos que se hace todo a su modo y de alguna manera no logro hacer que mi orgullo se doblegue ante las exigencias que mantienes.

Obviamente aquí no hay un todo por nada, pides mucho, pides casi igual que lo que ofreces el único problema es que tu sexo te coloca por encima de mí, crees estar por encima y no te culpo; la verdad. Te he dejado creer que así es, con mi debilidad, con mi fragilidad, con mi poca capacidad de supervivencia, con mi obstinada necesidad e un héroe más que la de un compañero de vida y se lo debo todo a mi pequeña niña, a esa niña que un día fui y la que se pasaba horas mirando la TV, imaginando al chico perfecto, la vida perfecta y todo eso…

Mira esta vida, pequeña niña. mira esta vida vacía y adolorida, te he fallado de mil maneras, no te he dado un futuro digno y prospero, ocupada en el buscar el hombre que resolviera mi vida sólo me he hundido más, intentando escapar de la realidad que no me parecía, me he perdido en mil cosas y todas ellas vacías, destructivas e incluso adictivos y es que ya no conozco otro estilo de vida, ya no sé como hacer para dejar de lado el sufrimiento pues lo he hecho parte de mí.

Disculpa las cosas que no he cumplido, no vengas a mirar nuestra decadencia, déjalo a un lado, mira par allá donde el sol sigue brillando, no me busques, no intentes venir aquí para asegurarte que sea como debe, quédate en el pasado en el que perteneces y busca la manera de enchufarte a la vida real, de aprender y leer más para que no necesites al héroe todo poderoso que puedes ser tú misma.