Con tan poco se puede hacer mucho.

0
372

No es mi culpa, a veces culpo mi infancia para intentar tener una razón, para intentar tener algo que culpar en momentos de desesperación porque mis problemas hicieron más que un hueco en mi alma, porque también dejaron una personalidad débil y un corazón frágil que con poco amor puedo vivir, que con poco amor se puede conformar. Me he dado cuenta de ello y juro que lo voy a trabajar, que mañana ya no seré como ayer porque de nada me serviría saberlo ya y no hacer algo al respecto. Yo me quede contigo porque me evocabas a esa imagen en la que yo era feliz con la figura que flato en mi vida, me hacía feliz saber que había alguien allí para vigilarme, para cuidarme, para amarme y apoyarme cuando lo necesitará. Te deje hacer muchas cosas que cualquier otra persona no hubiera tolerado pero es que cualquier otra personas quizás tuvo lo que yo no.

Pero que difícil me fue entender que lo que necesitaba era un hombre que fuera mi pareja, uno que me respetará y me amará; no un familiar que nunca existió, no una figura de seguridad y protección que falto. Me siento idiota por mis razones, me siento torpe y hasta avergonzada aunque a estas alturas poco me importa ya he pasado mucho como para detenerme ahora a causa de la vergüenza. Quisiera evitar dejarte en mal auqnue lo merezcas, quisiera intentar hacerme totalmente responsable pero la verdad es que mi única culpa es haberme quedado tiempo que no era necesario y tu estupidez es responsabilidad tuya. 

Yo fui feliz, durante un tiempo juro que me sentí bien, me sentía estable y segura. Di lo mejor de mí, di todo lo que tenía para dar y te lo di a ti. No es que no lo valoraras pero es que tú no fuiste como yo esperaba, me lastimaste de lleno, directo a mi autoestima, directo a mi corazón porque fue muy poco tu amor, sin importar lo feliz que haya podido ser yo merezco más y de eso estoy segura.

Fue muy poco el amor y muy poca la felicidad pero es que yo no conocía más, a estas alturas estas perdido, a estas alturas me he encontrado y a aquello que parece mi futuro. No te necesito a mi lado, necesito todo el amor que yo misma me pueda dar y cuando me cansé de eso prometo que sí buscaré el amor pero no en ti. La historia de nosotros termino desde aquella noche en la que perdiste el control al mirarme platicar con alguien más. La historia de este romance termina hoy día en el que por fin me voy.