Soy de esas personas que odian el amor, pero quieren ser amadas

0
607

Soy de esas personas independientes, que se aman en soledad pero que al mismo tiempo va recorriendo el camino esperando saber que alguien quiere vivir su soledad en compañía. Soy de las personas que saben valerse solas pero también a veces quiero tener unos brazos para que me envuelvan el alma y el cuerpo al terminar el día. Soy del tipo de personas que sueña con ser amada pero el amor el aterra.

Sí, le tengo miedo a arriesgarme, a entregarme, a aventarme con todo a lo que amo, le tengo miedo porque ya me lastimaron, ya se aprovecharon de mi ingenuidad. Tengo miedo de enamorarme y darme cuenta que no era el indicado, tengo miedo de que una vez más arranquen mis sentimientos y los tiren al suelo. Tengo miedo de volver a sentirme amada.

Soy de esas personas que ha chocado duro contra el pavimento y se han tenido que levantar solas y con la frente en alto, soy de las personas que se han tenido que curar solas las heridas, también son de las personas que saben lo que quieren y mueven la tierra entera para conseguirlo, soy de las que no necesitan un príncipe que las salve pero a veces también soy de las que quieren una pareja tierna que las entienda, que las mime.

Soy de las personas enamoradas de sí, de las que les gusta cómo se es y no quiere tener a alguien que quiera cambiarla, me gusta ser de las personas que camina sola, pero que sabe caminar de la mano de alguien, para crecer juntos, no para que me hagan sentir inútil. Soy de las personas que le gusta hacer sus cosas por sí misma, y que sabe brindar ayuda y también pedirla.

Pero también soy de esas personas a las que le gusta sentir ese cariñito que da una relación, me gusta sentirme querida, mimada, también soy de las que necesita amor pero no lo dejo entrar. Cuando me topo de frente con el que puede ser amor, me cierro, construyo una enorme barrera que hace que se aleje, no es que sea mala o amargada, es solo que ya se lo que se siente cuando dicen que te aman, cuando te la crees, te entregas y luego se van.

Son muchos los que han tratado de alentarme a que me arriesgue, me dicen que el que no arriesga no ama, que no me niegue las posibilidades de amor que se me ponen en frente, me alientan a subirme a ese vagón que va vacío, ese que se llena con vivencias, con ilusiones, con amores, pero no es que no quiera, no puedo, sé que debo aventar bien lejos a eso que no me deja subir, a esa barrera que no se quiere caer, sé que son esas cosas las que cada vez me alejan de lo que es el significado de amar.

Idea Original: María Villajuana