Por más besos que le des al sapo, este seguirá siendo un vil sapo

0
351

Miles de creencias sociales y “tradiciones”, nos han sembrado en la mente y en el corazón una falsa idea del amor, nos dicen, que todo es rosa, que bailas en nubes y que puedes tocar el cielo por culpa de un beso.

Incluso el amor se vuelve más tema de taquilla que de verdaderos sentimientos, nos llenan de estereotipos, de falsas ilusiones y de cierto modo nos obligan a creer en fantasías prefabricadas, a tal grado que dejamos de sentir, dejamos de indagar, de explorar y nos enfocamos en medio vivir una idea rota de lo que verdaderamente significa amar.

Con lo anterior, no quiero decir que la vida en pareja sea insufrible y que sea imposible, no, lo que quiero decir es que idealizar está muy lejos de lo que es amar.

Los besos rosas del cine, las historias sobre valoradas acerca del amor romántico, nos aleja de la esencia del amor en sí y nos siembra la idea de que cuando nos topamos con un sapo al que yo prefiero llamar “patán” con una dosis diaria de besos lo vamos a convertir en el príncipe azul que toda princesa merece.

Son los golpes que da la vida, en ese gordo capítulo dedicado al amor, los que nos hacen sacudirnos por dentro hasta que en el mayor de los casos, una crea una barrera en donde ni sapos ni príncipes logran entrar y no se trata de eso, cuando comenzamos algo con alguien, siempre es todo nuevo, debes darte el tiempo de conocer sus manías, sus pasiones y poder expresar las tuyas, solo así se acaban las brujas y los sapos de los cuentos de hadas en la vida real.

Recuerda que toda historia tiene por lo menos dos caras, muchas de las veces que vemos o escuchamos una historia de amor perfecta, no conocemos los negritos en el arroz o viceversa, a veces nos aferramos tanto a querer vivir una historia como las que nos cuentan que maquillamos defectos para poder lucir perfectos y no nos damos cuenta de que nos estamos muriendo por dentro.

Para poder amar a alguien debes amarte primero a ti misma, debes conocerte a la perfección, si no sabes bien que es lo que quieres, sí debes estar segura de que es lo que NO quieres.

No te permitas que la falsa idea de amar te lleve a un lúgubre pantano lleno de sapos, que por mas besos que les des, siempre serán unos viles y ordinarios sapos.

Idea original: Katherine Silvera