Ya basta de no creer en el amor por culpa de un recuerdo doloroso

0
402

Seguramente te ha pasado que alguien tuvo la osadía de romperte en mil pedazos tu enamorado corazón y a razón de eso, juraste a la vida que no te volverías a enamorar, que no volverías a creer en promesas enamoradas ¿y sabes qué? No te culpo, es válido, incluso la vida misma nos pone ese tipo de sentimientos para poder hacer esas promesas que juramos eternas, aunque perfectamente sabe que no las vamos a cumplir.

No te culpo en alguna vez prometer no volver a entregar tu corazón, te entiendo pues cuando una relación se rompe duele y duele mucho, pero sin embargo ¡No te justifico! No puedes ir por la vida culpando a todos lo que te hizo uno, no puede ir llenando de amargura la felicidad que te rodea, ya basta de creer que el amor no existe solo porque no has encontrado ese ser que te entienda y que te complementa, ya basta de creer que el amor es igual en todos los corazones, deja de alimentar el rencor y el dolor, pero sobre todo, deja de ir haciéndote promesas que no vas a cumplir.

Lo único que necesitas, es aprender a darle vuelta a la hoja, es saber diferenciar el amor del capricho, necesitas tener confianza en ti, necesitas confiar en que la vida y el destino son sabios, que lo que viviste con esa persona, seguramente te dejó un lindo aprendizaje, aunque ahora el conocimiento te sepa amargo y duela, todo pasa por algo, y lo que está a punto de pasar, siempre cierra las grietas del pasado.

Está bien sentir el alma que se aleja del cuerpo cuando el corazón se rompe, está bien odiar poquito al mundo y a ese ser que no supo valorarnos y que nos hizo daño, está bien incluso maldecirlo alguna vez para poder así sacar esa ira que nos dejó la ruptura.

Lo que no está bien, es cerrarle la puerta al amor, no está padre vivir a expensas de una mala relación pasada, no podemos reaccionar siempre conforme a la experiencia que nos dañó, sí debes tomar nota para evitar caer en lo mismo mil veces, pero debes diferenciar una jugarreta del amor.

Deja ya de hacerte promesas bobas como las de que no te volverás a enamorar, y que no volverás a creer en nadie más,  lo cierto es, que en cuanto sanes y le des chance a tus sentimientos de volar de nuevo, alguien llegará para darte lo que nadie más pudo, volverás a sentir la magia de un corazón contento.

No podemos negarnos la posibilidad de amar.

Idea original: María M