¿Te duele? Entonces déjale…

0
261

Si cosas ya no son como te gustan para qué seguir… Puede que muchos te desconcierten con cosas así, puede que muchos vean que la vida es sencilla y lo dicen así con tanta despreocupación porque en realidad no saben de lo que hablan. Porqué cuando alguien te aconseja de esa forma en realidad sólo lo piensan, es porque no han sufrido una desilusión así de grande, porque es sencillo pensar y con el cerebro actuar, sin embargo ¿Que tan sencillo es cuando se deja al corazón actuar? Puede que muchas personas sepan que hacer en caso de un engaño pero eso es sólo que aprenden de la tele no lo que su propio sentimiento los deje realizar. 

Si te duele no te quedes porque el amor es como la llama de una vela… al mirarla parece frágil, parece que si pones la mano la puedes apagar, parece que se extingue hasta con la exhalación más débil de todas pero si la tocas te quemas. Porque el fuego sea como sea siempre te va a lastimar. Que fácil es decir que todo saldrá bien si le dejas y no saber lo que es vivir con la persona que amas aunque te daña; porque hablar de daño no sólo es hablar de maltrato y de moretones en la piel, hablar de daño también incluye el corazón que se desgarra con la indiferencia, con la hostilidad de las miradas y con la preferencia por otras.

Es tan pero tan sencillo escuchar para saber que contestar pero qué me dices de escuchar sólo para dejar hablar, sólo para poder sacar el dolor que a veces se acumula en el interior. Es cierto que muchas relaciones se ve como fracasarán desde un comienzo pero hay muchas en las que puedes depositar todas las esperanzas, en las que puedes apostar y al final ver como lo pierdes todo por nada.

¿Cuantas veces te han dado un consejo ya gastado? Me refiero a esos consejos de utileria tales como; habla con él, dale su espacio, tú sólo déjalo hablar, escucha, déjalo para que aprenda, no le hables en un tiempo, no contestes, no le digas nada, déjalo ser, respira profundo, tú relájate, no exageres, no te creas todo lo que escuchas… bla bla bla. Para todo hay una respuesta correcta, un comodín que te salva de la situación pero cuántas veces has podido contar con alguien de verdad, alguien que se calle y te deje descargar. ¿Cuantas veces alguien que ha pasado por lo mismo que tú te ha dejado aprender?