No puedo culparte por ser como siempre has sido.

0
310

Me desespero de no estar junto a ti y nada cambia, puedo arrancarme el pelo en reclamos propios, en preguntas que nadie contesta y nada va a llegar a ser diferente. No entiendo de donde nace tanta necedad, no me conocía como un apersona tan terca y la verdad es que no te puedo olvidar. No me basto con escucharte decir adiós, te escondí en mi corazón para que no pudieras robarme mi amor por ti con tu despedida, no me basto con verte partir y es que no era el momento, no era la hora de verte ir. Caprichosamente y sobre todo dolorosamente me quede con el recuerdo vivo de tu voz, aún puedo escucharte decirme cosas al oído y me inunda el pensamiento.

Eras tan osado y siempre añorabas la libertad de no rendir cuentas, de seguir con la vida sin interesarte en quien pudiera sufrir y te diste cuenta que el amor no era exactamente para ti porque te preocupabas en no ser tan rebelde y calmar tus ideas. Con tus palabras te convertías en mi eternidad y con el cuerpo a mi lado eras simplemente mi realidad pero me lo quitaste, pero te lo llevaste lejos de mí. Tus promesas aún inundan mi recuerdo, mi pensamiento y mi confusión. 

Ayúdame con este laberinto eterno, porque yo sola no puedo escapar y es que la mitad lo hice yo y la otra mitad es tu construcción, no puedo escapar y lo digo de verdad. Ayúdame a curar las heridas que se me hicieron cuando me negué a olvidarte, yo entiendo que no es tu responsabilidad pero lo necesito, en verdad quisiera que pudieras ayudarme a sanar, cerrar las heridas que sangran con cada recuerdo.

Ayúdame un poco porque me quemo por dentro y aunque mucho de este dolor me lo infligí yo sola quiero pedirte que me ayudes porque bien pudiste ahorrarme el dolor si tan sólo no me hubieras dejado amándote, porque no puedo culparte por seguir la vida que siempre quisiste y en la que enamorarte de mí sólo te imposibilito seguir tus sueños rebeldes. Yo nunca pensé en cambiarte y ahora pienso que hubieras odiado hacer algo para odiarte y tener ese pretexto peor ni eso hiciste por mí.