No seré la primera prefiero morderme la lengua.

0
203

Coincidimos todo el tiempo porque los amigos son los mismos y llegas con el ceño fruncido, con la tremenda sensualidad que te hace tú, con la barba cuidada y el aroma de ese perfume. Platicas disimulado intentando que no me de cuenta que me miras desde lejos, que estas pendiente de cada movimiento porque la verdad estas en la misma situación que yo; intentando aparentar lo que no eres, intentando hacer que me cuenta de la vida feliz que lleva ahora que no estas a mi lado pero no te creo porque estas tan nervioso como yo, porque estas tan falso igual que yo.

Así como tú intento darte celos utilizando uno que otro chivo expiatorio que juegue conmigo ese juego inmaduro de coqueteos y de amistades tremendamente geniales que en realidad no son, a decir verdad ni siquiera sé porque me siguen el juego. Estamos en el mismo juego y esta reunión de amigos es nuestro tablero, estas ahí a pie de guerra esperando que yo sea la primera en caer pero tengo una ventaja y es que es más fácil poner a favor un par de amigas. Ya lo ves que soy par ti, que no puedo ser de otra manera pero lo intento como una tonta. 

Parece que no es vida cuando no estas, ahí esta lo dije y no puedes culparme. Puedo aparentar ser feliz y tener las amistades más geniales del mundo pero si supieras que nada es así, que la vida sin ti es como un infierno pero es que no quiero ser la primera que diga que ya no puede más. Toda esta mañana me dedique a buscar un arma mortal y elegí la ropa perfecta para eso, sé cuanto te gusta lo que hoy llevo puesto y que piensas con curiosidad qué más hay porque sabes lo que uso con este tipo de prendas. Ya no quiero jugar, sé que piensas en mí y que estas vigilando que no me de cuanta de eso pero es que ya no quiero tener que morderme la lengua.

Para ti, soy sólo para ti y no hay día que no me queje de mi situación sentimental. Nunca pensé que esto dolería, lo que empezó como una prueba de amor, lo que comenzó como un tiempo muerto para saber que tanto podríamos dejarnos ahora me quema y me enciende la imaginación al cien porque yo te quiero, si tan sólo supieras que nada es así; que no hay felicidad y que muero por abrazarte una eternidad.