Por si vuelves, por si te quedas, por si tú…

0
396

Cuelgo pronto el teléfono por si llamas, duermo hasta tarde por si me hablas a media noche, rechazo personas por si me ves sola y quieres regresar a tu lugar. Hago tanto para nada porque la verdad es que aún sigo enamorada, no puedo mentir, no lo puedo ocultar y no es mi culpa en realidad, si te pones a pensar verás que me quitaste lo mejor de la vida en el momento equivocado pues ni siquiera me dejaste saber la motivación que te llevo a dejarme y empezar de nuevo. No puedo procesar lo que para mí nunca ha sucedido, prefiero pensar que es una pausa que necesitabas, una pausa que era la mejor opción para ti.

Sé que intentas aclararlo, sé que ella parece gustarme más, sé que tú vida es mejor desde que haces lo que quieres sin pensar en los demás… Lo mismo podrías tener conmigo pero no puedes con mi personalidad, no puedes conmigo porque sabes que detesto la irresponsabilidad aunque hoy esa palabra no tenga sentido para mí… Mírame dejando la casa abierta por si llegas de repente. Escribo esto para que sepas que no todo es sencillo con la ausencia en la que me tienes, dejo estas palabras por si hoy te sientes vació, por si hoy quieres leer algo que sea cierto, por si…  Mi vida aún gira entorno a ti, no puedo pensar, la realidad es que estoy pedida, perdida desde el día en el que te fuiste y no intentes culparme o pedirme disculpas para demostrarme que aceptas tu responsabilidad porque bien sabías lo que hacías. Yo espero que ahora disfrutes tu nueva vida; con chicas que se quedan sólo una noche, con esas amistades que sólo son para la diversión y te deseo lo mejor porque sé que eso nunca termina en nada bueno.

Mírame aquí con una red en la mano para atraparte como mariposa y a la vez aceptando que ya no eres parte de mi vida, que un día despertaste con la infelicidad de la monotonía, con el motor de la inmadurez que te hizo irte, con ese mismo que te quito de mi vida. Maldigo la edad de un hombre en la que ya no encuentra sentido a su rutina y te maldigo a ti por no corresponder al promedio, por ser tan joven y sentirte agobiado tan pronto.