Cuando me mires desde allá no te olvides de mí.

0
462

Yo me quedo para mirarte flotar, yo me quedo para enjuagar mi pena con la humedad que me vuelve humana, aquella que me vuelve fémina. Ten, toma mis lágrimas, llevatelas de recuerdo para que mientras me mires triste no te sientas olvidado, no creas que por quedarme aquí donde deberías de estar dejaré de pensar en ti, no creas que me quedo con la felicidad de seguir y seguir. Yo me quedo aquí para que tengas alguien a quien acudir cuando las ganas de vivir te invada, verás que no es tan bueno como se cree, para que puedas mirarme anhelar tu lugar mientras que no estas y te convenzas que por más grandes que sean tus ganas de estar a mi lado no hay como ser libre de cuerpo y carne, no hay como ser libre del dolor y peso de la vida.

Yo me quedo para expirar los errores que con tu enseñanza me has dejado de legado, no hay queja de mi parte, es mi trabajo intentar compensar cuanto más pueda la vida que dejaste en mi cuidado, la vida; literalmente, que me has dado desde el día que me cargaste en tus brazos, yo que sé donde andes, yo que sé si mi miras pero me alienta día tras día imaginar que de reojo observas hacia acá, que me detienes antes de cruzar, que mueves nubes para taparme del sol, que soplas cuando el calor quema, mi vida se vuelve fácil pese a saber que te has ido. 

Entiendo que no es tan difícil como lo es para otras personas, entiendo que mis comodidades son más de las que otros soñaran tener, entiendo también que haberte tenido tanto tiempo ha sido más de lo otros puedan contar, pero es que a mí no me basto del todo. No es justo comparar aunque deba hacerlo para no ponerme hoy como la victima del universo solamente porque ha llevado tu tiempo. 

Tú mírame desde allá, déjame hablarte aunque sea en la imaginación, déjame pedirte ayuda aunque no sea verdad, no me importa si las cosas se complican al momento de compartirlas, yo me quedo aquí para honrar lo que tú has hecho, no temas al olvido papá porque yo te llevo tatuado en el cerebro, porque mi corazón late con tu sangre y aunque te hayas ido yo me quedo para conmemorarte.