El placer no es camino absoluto.

0
313

No hay amor de madre en cualquier par de senos, no hay amor de hermano en cualquier compañero de salidas, no hay amor de verdad en cualquier par de muslos. Déjalo ya, no hacen falta las explicaciones, no necesito que me mires diciendo que me quieres y que lo que haces no es que este mal… La verdad es que tú estas mal. ¿Cómo hacer que lo veas? Si malgastas tu tiempo y vida en cualquier piel que se escurra por las manos. Yo entiendo que de esos amores hay en cada esquina de manera literal, pero es tu propio estanque, no hay algo que pueda decir o hacer.

Sólo no lo justifiques, llama a las cosas por su nombre no hay porque buscar palabras lindas o adecuadas para referirte a tus propias acciones. ¿Porqué apenarse de lo que uno mismo hace? Si no puedes decirlo tú es porque sabes bien el mal que haces, no sólo a esos tacones que caminan y esperan, también esta el daño que te haces a ti. No me expliques nada a mí porque yo puedo encontrar mil y una excusas para ocultar o intentar razonar tus acciones, sin embargo, la verdad allí esta y no desaparecerá. Puedo molestarme contigo, puedo decirte que haces mucho mal y salir con palabras poderosas rojas y algunas rosas donde empodere mi feminidad pero… ¿Para qué? Si ahí estas. 

No hay excusa que valga, las piernas que se abren mostrándote la salida falsa a tus problemas se vuelven tu único problema, peor que pena que no puedas verlo. Me da mucha tristeza ver todo lo que has arrojado por la borda sólo por decir que amas a todas las personas que puedes, no puedo entenderte y me duele verte deshacerte entre mil pieles y ninguna es de alguien que puedas decirme su nombre.

El amor que te ha faltado no se recupera de esa manera y no quiero ser la mujer celosa que te dice lo que esta bien y esta mal a conveniencia, lo único que quiero es verte como es debido, daría mi propia piel por alcanzarlo, daría una y mil plegarias al cuelo porque no tienes idea de todas las consecuencias, aunque quizás sí las sepas ya y creo que eso me da aún más miedo.