No escupas al cielo…

0
861

Fueron muchas las promesas que me hiciste, fueron muchas las cosas que dijiste que harías por mí, por ti y para nosotros. Nada de lo dicho a significado un peso para poder tomar una decisión, has sido un tonto queriendo hacer lo que más te ha convenido sin pensar en mí o en alguien más, pero no puedo reclamar nada si yo misma he caído en ese juego tonto que no discrimina, esa estúpida venganza que te vuelve en exactamente lo mismo que tu peor enemigo y henos aquí.

Prometiste muchas veces, tantas cosas que nunca pude ver realmente, dijiste que no habría un paso antes de penar en mí o en lo que pudiera beneficiarnos pero en lugar de eso has querido apoyarte en las piernas, en los brazos, en el pecho, en la piel de alguien más, de hecho de muchas más. Hiciste mucho para ti pero nunca pensaste en los demás, no pensaste en mí ni en la fila de mujeres que te dedicaste a engañar conmigo a la cabeza. Has sido el peor hombre que una vez me pudiste inventar y cada cosa que prometiste, cada cosa que me dijiste que nunca harías hoy las tienes tachadas en tu lista. 

Prometí tanto, dije tanto y la verdad es que intente hacerlo, no sólo abrí la boca y vomite las palabras, juro que intente hacer cada una de ellas, pese a lo escapada que fuera la montaña escale para poder llegar a la cima en mis promesas, en mis votos y hasta en mis juramentos. Pero muchas de esas cosas hoy ya no valen, no cuentan porque caí en tu sucio juego; una por otra y míranos aquí siendo un par de estúpidos que hace todo con el único fin del daño, me doy cuenta que nos somos mejor que muchos psicópatas.

Me alegro de mi memoria, doy gracias a la naturaleza que me convierte en una mujer como todas; de las que recuerda cada cosa con el talento de una memoria fotográfica, me alegro de saber qué dije, de recordar que prometí, de tener en mente cada cosa que juré y que nunca hice, porque hoy nos toca enfrentarnos a la realidad y aceptar que no hicimos nada bien, que no hicimos nada de lo que dijimos. Todas esas palabras sin sentido hoy toman su importancia, todas esas palabras vacías hoy se llenan de la porquería que creamos y nos caen desde arriba para hundirnos como es debido espero que sepas la que te va a caer.