No hay amor eterno pero sí existe el recuerdo.

0
409

No hay relación ideal que nos llene por completo, siempre habrá algo que no nos parezca, algo que nos deje insatisfechos, siempre habrá algo que no nos permita estar contentos y completos. ¿Porqué depositar el crecimiento propio en alguien más? Más allá de lo que busquemos en otra persona deberíamos pensar lo que queremos para nosotros mismos, porque el amor propio no nace del que podamos tenerle a alguien más, porque el amor verdadero es que sentimos por nosotros mismo y no por alguien que un día puede simplemente cambiar de opinión y ser demasiado infeliz, puede irse y dejarte sin nada en el corazón. Pero no el amor que te tengas a ti mismo.
No son palabras de superación, este no es el credo del autoestima, no es para que lo leas y te levantes a darte un abrazo mientras te mires en el espejo y te digas que te amas. El cliché se puede quedar para los libros, las letras comerciales pueden quedarse en lo que se vende, pero esto es gratis, un pequeño golpe en la cabeza que te sacuda el cerebro, que te motive a reflexionar y darte cuenta que si no eres feliz quizás no sea culpa de alguien más, reconsidera tu insatisfacción, porque si tú estas buscando amor en los brazos de alguien más primero deberías evaluar como esta el tuyo en tus propios brazos. 
No hay vida que sea perfecta, es naturaleza humana estar todo el tiempo insatisfecho, sentirse incomprendido e incluso infeliz pero lo importante es lograr entender que la vida esta hecha para buscar, para invertirla en razonamientos y preguntas. A veces se nos va la vida en un respiro, en un problema o incluso en alguna decepción pero lo importante es mirar al frente, mirarse a si mismo y ahora sí dejar entrar las instrucciones de superación personal. No habrá nada que te haga sentir entero si no buscas primero la estabilidad que tu propio bien se merece. 
No hay hombre que viva para siempre, el amor no puede ser eterno porque el corazón un día se muere, lo importante es el recuerdo, la emoción que te cause pensar en ello, la sensaciones que te inspiren pensar en un amor que sin importar haya terminado mal sea el mejor que te haya pasado, no importa si la relación culmina; el amor se maneja de formas que a veces no comprendemos, no te ates a la idea de la eternidad, mejor vivir al cien, vive feliz y comparte esa felicidad para que el recuerdo llegue a ser el mejor y pueda ser eterno.