No hay mentira que tenga un buen fin.

0
2270

En este tipo de cosas sólo es cosa de uno, tengo mi regalo, tengo mi merecido por haber sido contigo como lo fui con los demás, no puedo negar que muchas veces no valore la persona que eras,muchas veces no fui la mejor para ti, algunas incluso me convertí en tu enemiga, pero de todas esas veces lo único que puedo ver es que tú no eras el mejor en todo, siempre estuviste las veces que te necesite pero sólo era para apaciguar, no necesitaba un hombre a ratos y no me importa que fueran los más complicados, necesita un hombre que me comprendiera, uno que me quisiera, uno que no se fuera cuando el tiempo pareciera perfecto.

Agradezco cada momento en el que me diste una mano, pero hubiera preferido el corazón, ¿Porqué me dejaste quererte? Si yo no era la chica para ti no debiste dejarme pensarlo, no debiste dejarme imaginar una vida con el hombre indicado si es que yo no era la chica con la que soñabas, la amabilidad es buena eso no lo puedo negar, no puedo venir y decirte que me has fallado por buen hombre pero sí puedo decir que me engañaste de una forma cruel, no siempre la amabilidad es el beneficio que todos queremos. 

Yo no buscaba tu bondad, esa la puedo obtener de algunas otras personas; no del mundo entero pero sí de algunas cuantas, yo buscaba un corazón que me dejara amarlo y sentirme amada. No puedo dejar de apreciar tu cariño y atención pero tampoco puedo dejar de maldecir esa gracia que te vuelve tan odioso, era mi corazón en el que entregaba en cada abrazo, en cada beso y en cada palabra linda que yo te decía… No querías lastimarme, eso me queda claro, pero debiste decir la verdad para poderme liberara. 

Me quedo atascada en el rencor que me causa tu empatía, en el asco que me dan esos días en los que te dejabas querer para que yo no pensara que me rechazabas, podías decir la verdad, buscar tu camino y dejarme empezar uno nuevo aunque yo no haya querido. De todos modos ahora tengo que hacerlo y sin querer, de todos modos ahora tengo que empezar de cero y con el corazón partido porque sé que no era tu deseo compartir ese lecho conmigo, compartir una vida llena de mentira; con buenas intenciones pero finalmente una mentira.