Parece no ser verdad que el arco iris brille con tanta intensidad.

0
351

Ya no importa, ya no me importa porque al final se demuestra que no es como queremos que sea, que no es como la mitad del mundo quiere hacernos creer que es. El arco iris no es tan colorida como creía…

Me cae de un sólo golpe la realidad, hay quien me apoya con el alma pero al final son personas con las que no quisiera contar, mi familia es el soporte real aunque ahora lo único que hagan es cuestionar, no creo poder ser como esa otra mitad que me inspira a brillar, que me dice que puedo hacerlo yo sola y que ellos serán mi familia. Decepciono a la mitad que ya tenía un plan para mí y decepciono a la otra mitad porque me ofrecen un plan que no puedo seguir. Y es que tengo mi propia idea de vida, tengo un plan, tengo un gusto en especial y no encaja con todo lo demás, no hay dual alguna de lo que quiero ni de a quien quiero pero la duda es saber si en verdad lo pueda lograr.

Sé que no soy la primera en esta situación, no soy más especial que los demás, mi dolor no es superior ni infinito. Mi agobio no es violento o definitivo, pero sufro ver a quienes amo confundidos, sé lo que sienten yo misma me he sentido así, sé que no es agradable estar confundido, que no es grato saber que las cosas no están resultando como las pensamos pero es que ya no puedo enfrentar lo que vivo, el rechazo, la inconformidad, la comodidad, la libertad y la trampa. 

Es verdad que el mundo poco a poco esta cambiando pero no estoy esperando verme en el pedestal por salir a decir la verdad, no espero que el planeta entero se sintonice y la verdad es que entiendo porque, nosotros mismo nos estamos alejando, nos estamos separando y al mismo tiempo pidiendo una unidad, no hay sentido en las palabras, no hay un poco de sensatez y los colores me atrapan, la belleza y el brillo que lo acompaña; la diamantina que vuelve todo más bello y al final no es como lo veo. 

Al final lo veo, lo estaré perdiendo todo, no hay familia de verdad porque la mía se niega a la aceptación y la que pretende serlo la verdad es que nunca lo será, tal vez lo sea para mucho pero a mí me deja a medias. El dolor no se puede sanar con ropa hermosa, un corazón a medias no se disfraza con una linda cara, mi feminidad no se puede esconder debajo de esta camisa holgada y la verdad es que hay mucha oscuridad en esos siete colores que no puedo aceptar, mi confusión me llena de dudas aunque yo ya sé la verdad, sé cual es mi camino y debo comenzar de nuevo reconstruyendo todo lo que pueda con lo poco que tengo.