No necesito esa falsa indiferencia.

0
390

Te mostré el alma entera, te mostré que puedo ser linda y perder la cordura, sabes ahora los lugares que no dejo el sol me broncee y me tratas como si la incomodidad fuera demasiada, me pregunto cómo actúas con las demás porque sé que no eres de vergüenzas e inseguridades. Creo que me equivoque esta vez, no sería la primera pero tenía la esperanza que no fuera así contigo. Deposite mi confianza, deposite todas mis esperanzas y al final parece que sólo es una vez más en las que meto la pata y arruino lo que pensaba.

Ahora conoces mi fuerza, sabes de donde viene, conoces los tonos de mi voz, los matices del color en mi piel, ahora conoces todas esas cosas que a nadie más le deje ver y me tratas como ajena, y me tratas como si yo hubiera sido mala… Como si te hubiera robado algo, es un poco dramático tu comportamiento me atrevo a decir que hasta un poco femenino para ti. Me mostré cada una de mis debilidades; físicas y sentimentales, por un momento juré que lloraría y te quedas con todo eso para dejarme en la nada. 

Siento que me harás sólo una historia más, yo quisiera hacerte un poco más que eso pero ahora sé que sólo te convertiré en un traspié más, uno de esos de los que ya sé, esos que ya conozco y que a estas alturas no puedo sentirme como una niñita que no sabe lo que sucedió. La verdad es que conozco la rutina, me iré y me acompañaras; serás amable por el compromiso y después haremos que nunca nos vimos, no lo volveremos a mencionar aunque a ratos de necesidad nos diremos una que otra indirecta para reír y calmar el cuerpo. 

Creo que hasta empiezo a acostumbrarme, a abrazarte y dejarte sentirme, a besarte para saludarte y darme el lujo de sentir las comisuras de tus labios a través de mis mejillas. Creo que comienza a divertirme el hecho de saber algo que quizás muchos sepan ya y fingir que no hay tensión… Fingir que nunca paso nada, de alguna manera confundir a unos cuantos y mirarte batallar para tratarme como a alguien más mientras sudas para aparentar.