Cielo nublado

0
482
sad and pensive woman portrait in a winter cloudy day: shot in natural lights with the Gh5 camera; Vlog profile color graded in postproduction.

Aún en tardes nubladas como esta, nublada tal cual está mi mente, vienen a mi algunos recuerdos. Son recuerdos algo caóticos, así como yo, así como mi presente, así como algo que ya no quiero ser. Son una espina insistente que me recuerdan a ti para venir a preguntarme: ¿Me valoraste? ¿Realmente me valoraste?

Aunque sé la respuesta a esa pregunta inconclusa, quiero ignorarla… O quizás lo que tanto espero es escucharlo de tu boca. Pero basta, no puedo esperar tanto de alguien que no me dio casi nada de él.

Así como las nubes fuera de mi ventana están a punto de desatar una lluvia torrencial, mi cabeza, con ideas y sentimientos revueltos, está a punto de destilar sus sentimientos y hacerlos fluir por mis ojos… No me gusta cuando sucede, no me gusta seguir llorando por ti, pero de esa manera siento que ya no me duele tanto… Tanto… Que palabra tan mezquina.

¿Tanto? ¿A quien engaño? Aún así me duele demasiado.

Me duele demasiado el recordar que solo me diste las sobras, unas tristes migajas que no llenaron ni un poco mi alma, cuando realmente merecía más que eso. ¿Alguna vez quisiste darme más que eso? ¿Sabes acaso cómo dar más que eso? ¿Supiste realmente amar?Aunque sé la respuesta… Aún me cuesta aceptarla.

Cuando mi mente me tortura preguntándome si valió la pena, si realmente valiste la pena, no sé que contestarme. Porque quizás en mi momento de bruma amorosa todo era perfecto a mis ojos… Pero si realmente me preguntaras “¿valió la pena?”, en este preciso momento, te diría que no. Me duele, pero es cierto.

Quizá suena egoísta pero, ¿porque debería valer la pena entregar todo de uno por tan solo migajas? Pero no es egoísmo, es un poco de amor propio, del que tú nunca me diste, o quizá si lo hiciste, pero de una manera retorcida, de una manera que no podría llegar a reconocer. Realmente nunca tendré la certeza, ¿verdad?.

A pesar de todo, me duele pensar en esto. Porque te di todo de mi por tan poco a cambio… Mejor dicho, por nada a cambio, y eso es doloroso. Por eso, aún mi mente y mi corazón están culpándome de este gran mal que aún me duele, me tortura, y me hace preguntarme
¿Realmente me valoraste? ¿Me amaste?.