¿Estaría mal tan solo preguntar?

0
366

Esto ha venido ocurriendo de hace algunos días atrás. tu compañía está, más tu mente, está miles de kilómetros lejos de aquí, de mí. ¿En qué piensas tanto amor? ¿Acaso no confías en mi para revelarlo? ¿O es algo tan grave que ni yo puedo saberlo? Que agonía tratar de adivinarlo. Ignoro si fue alguna actitud mía la que ha enfriado nuestra relación, ¿Realmente se está enfriando? ¿O solo estoy alucinando? Es tan extraño que nuestra gran comunicación se esté deteriorando. Con cada silencio siento que te alejas cuatro pasos de mí, aunque sea mentalmente, duele sentirte tan lejos.

En todo este silencio interponiéndose entre nosotros, me pregunto en dónde quedaron aquellas palabras que tanto me recitabas, “nunca te voy a ocultar algo”, “jamás vayamos a dormir enojados”. ¿En dónde quedaron esas promesas? ¿En dónde? Ahora que tanto las necesitamos, ahora que tanto necesito que me aclares todas las dudas.

Realmente no sé qué sucede, si ya no me amas o si tan solo estás molesto. He adquirido la habilidad de leerte como si fueras un libro abierto, pero últimamente eres como el arte abstracto, tan difícil de entender, tan difícil de leer, ¿tan sólo puedes decirme qué sucede amor?

A pesar de que me asegures que todo está bien, sigues con la mirada perdida, lejos de aquí. Quisiera saber en qué lugar tu cuerpo se ha separado de tu alma. ¿Qué te quebró amor? Me tienes tan preocupada, me siento tan cobarde por no insistir en saber qué te pasa. Más no quiero presionar, me da tanto miedo de que te puedas terminar de quebrar, aunque no quieras hablar de más, estoy aquí apoyándote como desde el inicio.

Tu sonrisa se ha vuelto un tanto fría, me sigue atemorizando que nunca seas honesto conmigo, y el desamor este detrás de todo esto. O que tal vez tus pensamientos estén con otra persona. ¿Estoy pensado de más? ¿Siendo masoquista tal vez? Es lo más seguro, esto está acabando con mis nervios cada vez más amor.

Aunque todo avanzó un poco unas tantas noches después, fuiste capaz de abrirte a mi nuevamente, expresando qué era lo que te tenía tan distante, me expresaste que tus sentimientos por mí estaban creciendo a un nivel incontrolable, que eso te tenía tan aterrado. Hablamos desvelándonos, aclarando todos tus miedos, pero ahora sabes que, no hay nada que temer amor, siempre estaré a tu lado.

Romina Atencio