Quiero verte como realmente eres

0
776

Ha llegado el momento de hablar, con franqueza y sin dar excusas. Espero estés preparado para asimilar la verdad de mis palabras. Porque haces eso, te enfocas solo en lo que tú crees, y miras solo el centro de tus pensamientos, y dejas de lado todo lo demás. Es el tiempo para que nuestros labios resuelvan sus diferencias. En una esperanza débil, me aferro a la idea de que dirás la verdad.

Espero que no le des demasiadas vueltas a un concepto sin dejar claro qué es lo que realmente sientes. De tus cuentos ya tuve suficiente y deberías ya entender que me gusta darme cuenta de tu sinceridad. Porque conozco tus ojos, y tu mirada. Ya es muy tarde para intentar dejarme confundida.

¿Realmente siempre fuiste así? ¿Lleno de misterios y secretos? ¿Estos sentimientos que noto ahora en tu interior siempre estuvieron ahí? Muéstrame tu versión, quiero creerte. Pero me hieres con cada mentira. Háblame con claridad ¿o es que esperas que me contente con una montaña de tus palabras sin valor?

La gente falsa, aquella que trata siempre de engañar a los otros, se engaña a sí misma creyendo que uno le cree. Considerando que sus mentiras son muy buenas y sus víctimas son muy crédulas. No voy a hacer lo mismo que tú, y decirte cosas que no son verdad. No tengo más opción, no puedo hacer nada más. Pero si no vas a ser verídico en tus expresiones, aléjate. No necesito más de ti. Esta vez soy sincera también conmigo.

Alicia Polanco