Ven y dejemos que los sentimientos se expresen

0
462

A veces me pongo a pensar. Son momentos en los que trato de entender la vida. De darle forma y nombre a lo que ocurre en mi vida. Hoy volví a pensar en nosotros. Palabras no. Son infinitas y a veces no dicen nada. Mejor hablar de sentimientos. Los sentimientos dicen una persona, cuentan un corazón. Los sentimientos abarcan el espíritu y superan a la razón. Hablemos de nuestros sentimientos.

Los sentimientos no son iguales, se transforman, cambian y evolucionan. Nacen y mueren. Son tan volubles como lo somos nosotros mismos. Los sentimientos también viven y siente.

Y pienso en mis sentimientos, y siento en mis pensamientos. Nosotros pensábamos tantas cosas, hicimos tantos planes, queríamos cumplir nuestros proyectos. Pero, el tiempo no demostró que los sentimientos mutan, y nuestros proyectos no los realizaríamos juntos. Es una pena, ya no podemos sentirnos en el futuro.

Siento que nosotros fuimos poderosos. Cuando te unías a mí, cuando me acercaba a ti, podíamos lograr cualquier cosa, el mundo se convertía en algo al alcance de la mano. Podíamos estirar los brazos y, con la ayuda del otro, tocar nuestras metas, saborear su cercanía.

Hablemos de cómo nos sentimos ahora. No sé qué siento, pero pronto, pensando una vez más, lograré identificarlo. Lo sé, porque mi corazón me ha enseñado a sentir y a reconocer que puedo seguir sintiendo conforme voy cambiando. Y creo que eso me mantiene con vida. Y alimenta nuevos planes y proyectos, nuevos objetivos, nuevas estrategias. Dentro de no mucho, estaré hablándole a un sentimiento como aun nuevo amigo al que abrazo para que nutra mi existencia, le añada nuevos sabores y colores. Pero extraño los tuyos.

Tus sentimientos saben a voluntad, a loros, a luz. Son coloridos, como nosotros. Juntos, matizábamos las nubes de nuevos tonos, endulzábamos los caramelos con nuevos sabores. Unidos, podíamos más que antes. Ahora podemos más que entonces. Aunque te extrañe. Eso dicen mis sentimientos, y pienso en lo que me dicen. Me dicen tanto, que a vece no logro escuchar todo. Pero están allí, y te recuerdan. Mis sentimientos también te extrañan.

Alicia Polanco