¿Cómo saber cuándo nos convertimos en madres toxicas?

0
313
Mother scolding her daughter

Siempre se ha hablado de que para ser madre no existe un manual por escrito, solo contamos con la experiencia propia,  con la de quienes nos rodean y con las teorías de profesionales.

A raíz de estas experiencias, nos hemos vuelto sobreprotectoras en algunos casos, súper permisivas en otros, en fin, todo una diversidad de comportamientos maternos. Existe una línea muy delgada entre ser una madre sobreprotectora  y una madre toxica.

Una madre toxica es controladora o extremadamente permisiva, pero ¿hasta qué punto debemos de controlar sus acciones? ¿Cómo podemos permitir que nuestros hijos se vistan de manera inapropiada? por dar un clásico ejemplo, o que se comporten inadecuadamente ante un episodio. ¿Cómo podemos medir hasta qué punto debemos ser permisivas?

Es un tema de mucha controversia, los profesionales te muestran una lista de actitudes que debemos poner en práctica. En una sesión de terapia me indico una psicóloga “ya ella tiene edad para vestir a su gusto”, lo permití, y resulto ser la burla de la fiesta. Entonces, ¿debo dejar que adquiera autonomía y permitir que salga vestida de manera inapropiada? Normalmente se presenta un triángulo entre lo que el hijo quiere, lo que es correcto y lo que queremos las madres. La pregunta es, ¿Cómo irse por alguno de los lados si uno afecta al otro?

Al tratar de mantener el control de nuestros hijos estamos evitando que asuman responsabilidades y posibles consecuencias de sus actos. En muchos casos llega a tal grado la presión, que se crea una bomba de tiempo, y el estallido puede llegar a destruir el vínculo afectivo.

Lo primordial seria tratar de conseguir un equilibrio, esto no es nada fácil, ¿cómo podemos ser equitativas cuando en la actualidad el peligro está ante nuestros ojos?  No es que seamos videntes, simplemente vemos la situación desde una perspectiva diferente, más real. ¿Cómo podemos negociar con nuestros hijos sin declinar a nuestro favor la balanza?  Una madre tiene un instinto bastante agudo para detectar el peligro, ¿cómo podemos ignorarlo si de ello  puede depender el bienestar de nuestro tesoro más grande?

Particularmente pienso que debemos ser estrictas mientras los estemos educando, mostrando las posibles consecuencias o beneficios que podemos obtener de acuerdo con nuestras acciones. Educar la responsabilidad y libertad, más no libertinaje, y llegar a acuerdos donde las dos partes se puedan sentir conformes.

 

Beatrix