Me minimizaste y te creí

0
426

Durante toda una vida me sentí inferior a ti, te creí mejor que yo, y de la manera más fácil me adapte. Me creíste incapaz de realizar tanto, porque sencillamente era inalcanzable para mí. En esos momentos era tan baja mi autoestima que lo veía hasta normal, sentía una inseguridad absoluta ante cualquier situación. Permití que la oscuridad me albergaba, que me opacara  sin ninguna posibilidad de brillar.

Creía que alguien con más años que yo, debía saber más que yo, se suponía que con tu experiencia de la vida, me podías enseñar. Y la verdad es que sí me enseñaste, me enseñaste a resignarme, a no valorarme y no creer en mí misma.

Me tocaba conformarme con lo poco o nada que recibía de ti y de la vida, me acostumbre a no tener aspiraciones, y todo este  mal fue gracias  a ti.  Maravillosas oportunidades laborales, de aprendizaje, y crecimiento personal deje pasar, todo por creer que yo no era capaz. Me acostumbre a ser pasiva e indiferente ante situaciones que me afectarían positivamente.

Y ¡tú!, Solo fuiste un ser egoísta, manipulador y acomplejado que solo te sentías hombre ante una mujer sumisa como lo era yo. Una verdadera pareja da, no quita, y tú, en vez de darme, me quitaste lo más importante. Me quitaste todas las ilusiones, esperanzas y aspiraciones que todos los seres humanos tenemos derecho a tener. Tuve proyectos en mis manos y me los arrebataste porque necesitabas sentirte más que yo. No tenías derecho, pero mi peor error fue habértelo permitido.

Proyectabas superioridad ante mí, pero en el fondo solo eres un triste hombre acomplejado. Esos aires de superioridad solo hablan de tus carencias intelectuales, físicas y hasta emocionales. Solo puedes sentirte grande ante personas inseguras como yo. Ahora veo la realidad, te sentías amenazado por mis capacidades, y ahora veo claramente que están muy por encima de las tuyas. Al final el que siempre estuvo por debajo, fuiste tú.

A pesar del daño que me hiciste, no te guardo rencor, estoy en vía de recuperación como mujer y como ser humano. Ahora, puedo ser capaz de verme ante un espejo y puedo verme brillar.

Espero en lo posible que aprendas a no minimizar a nadie, y en lo personal te digo que no me rompiste, ahora soy capaz de ver mis capacidades y lo lejos que puedo llegar.

 

Beatrix