Ni en tu vida, ni en tu familia

0
1140

Tus reclamos están demás, yo decidí salir de tu vida y por ende de tu familia. Se te acabaron los chances y las oportunidades caducaron entre tú y yo.

Casi una vida estuve a tu lado, dedicada a ti y a los tuyos, a tu madre la considere y trate como a la mía. Tus hermanos contaron conmigo siempre, de verdad los veía como mi familia. ¿Que recibía a cambio? Solo críticas, exigencias y hasta ofensas. ¿Y tú?… Allí presente, como siempre, apoyando los injustos comentarios. Nunca me defendiste, y solo me hiciste sentir vulnerable y desprotegida.

Faltaste a nuestra relación y en eso tu familia te apoyo, te solaparon tus mentiras, tus burlas y traiciones. Solo me mostraste el lado oscuro del amor… ¡el dolor!

Nunca me respetaron, ni como persona ni como tu mujer y tú nunca me hiciste respetar.  A tus amantes las aceptaban, algunas por gusto, otras por conveniencia. Se burlaban a mis espaldas, les satisfacía hacer comentarios de tus hazañas amorosas en frente de mí. Me despreciaron, me ofendieron y menospreciaron cada vez que pudieron.

Pase de ser servicial a ser servil, y por más que fue mi esfuerzo, nunca recibí el más mínimo agradecimiento. Estuve presente cada vez que necesitaron de mí, y no por adular, sino por ganarme la voluntad de los tuyos. Me hicieron sentir útil, mas no querida, pero tú, el hombre que yo quería, tú me hiciste sentir que no valía. Pensaba que de esa manera tal vez yo llegaría a ser importante para ti. Pero perdí mi tiempo, mi esfuerzo fue en vano, solo quedan los amargos recuerdos y la experiencia vivida.

Nunca estuve ciega, siempre supe cómo eran. Creí que con mi disposición tal vez podían cambiar, pero no sucedió. Solo me creía en la obligación de estar allí. Me sentía sin opciones y con la necesidad de doblegarme.

Ahora me señalan por no querer estar, como si  no hubiese sido suficiente. El tiempo que se aprovecharon de mí, fue demasiado. No pienso permitirlo más. No me alcanzara la vida para arrepentirme de haberlos conocido, todo lo que tocan lo convierten en oscuridad.

Ahora que ya salí de la toxicidad que representan tú y tu familia, ahora ya puedo respirar. Me canse de aguantar injusticias, solo me queda la experiencia y la habilidad de detectar personas toxicas como tú y tu familia.

 

Beatrix