No me enamores con ilusiones, desencántame con la realidad

0
1111

Pueden hacerte feliz por pensar en ello, por darle libre albedrío a tu mente al solo crear ilusiones, porque en ellas eres feliz, tan feliz por tener al alcance de tus manos todo lo que deseas con los ojos cerrados, pero también te puede hacer sentir mucho dolor o tristeza porque no hay más nada que duela más que ilusionarte tanto con algo, tan intensamente, poder tocar las mismas nubes, para luego, caer sin gravedad contra el suelo y partirte en miles de pedazos, es tan horrible desilusionarse, porque al estar tan ilusionada creas expectativas muy altas sobre casi todo lo que te has ilusionado.

No hay nada peor que tener expectativas de algo que nunca, nunca, nunca sucederá. Que horrible es golpearte con la realidad.

Existen muchas maneras de ilusionarte, la mayoría de ellas no suelen terminar bien, a menos de que esas ilusiones te motiven y las hagas realidad, ahí todo daría un giro diferente y la felicidad se mantendría sin esfumarse, una de las maneras en las que más te puede destruir una ilusión es que esté ligada a los sentimientos.

Una ilusión ligada con amor o afecto, es tan catastrófico, tan corrosivo, es como firmar un contrato en el que a la final saldrás herido, gracias a los productos de tu propia imaginación, por el encaprichamiento de desear que múltiples escenarios se desarrollen con la persona que tanto amas con el alma.

Lo peor es cuando empiezas a ilusionarte con las posibles respuestas de tu pareja en una situación o charla, o tan sólo imaginar su comportamiento en el que tu no estés presente, ahí creas unas enormes expectativas que te hacen feliz porque crees que la persona que amas reaccionará de una manera predeterminada como en tu cabeza porque el simple hecho de que se aman, pero cuando no es así y te das cuenta de que la realidad varía y a veces decepciona, se suma un peso muerto a tu pecho.

Entre las ilusiones amorosas están los detalles de tu pareja hacia ti en días especiales, como cuando cumples un mes o un año con esa persona, planeas algo  inolvidable para los dos y estas segura de que el se acordará y quizás se aparezca como en las películas, con un ramo de flores o quizás un peluche o tan sólo unos chocolates, pero al darte cuenta de que incluso lo olvido y no se ve arrepentido de ello ahí esta otra vez el peso muerto en tu pecho, ¿ves? Ahí estás otra vez cayendo al vacío.

Ahí estás otra vez con tus ilusiones pisoteadas junto con tus sentimientos, conformándote con cualquier cosa que tu pareja te de o que tan solo este ahí, en tu vida existiendo, pero conformarse nunca esta bien, esta bien que te ilusiones y desees cosas, pero mantén los pies en la tierra abierta a las opciones que pueden suceder o a la cruda realidad, ilusiónate pero con los ojos abiertos, pero jamás te conformes con algo que no te hace feliz, tampoco te empujes a situaciones que te hagan infeliz por simplemente tratar de seguir una ilusión, que tus ilusiones jamás te destruyan y si te hieren que sean como un pequeño piquete.