Por conveniencia quieres ser su padre

0
318

Dios nos pone siempre dos caminos, el bueno y el malo. Tu escogiste el que quisiste, y en ese no estábamos incluidos ni tu hijo ni yo. Y ahora vienes después de tantos años a pretender ocupar un puesto que no te pertenece… ¡Que valentía la tuya!

Cuando supe que iba a ser madre mi vida colapso, sentí que el mundo se me vino encima. ¡Tú saliste huyendo como un cobarde y me dejaste sin siquiera avisarme! Me toco tomar la decisión más dura y la más importante de mi vida, decidí por la vida del ser más maravilloso que Dios ha podido crear. No te niego que durante mucho tiempo estuve esperanzada de que volvieras, creí que la conciencia podía llegar a tener peso en ti. Hasta que me di por vencida contigo y no te esperé más.

Fueron muchos años de agonía intentando salir adelante, me toco pasar hambre y muchas calamidades. Nunca conté con mi familia y menos con una barriga. Sola, pero dentro de la moral y los principios, crie a mi hijo. Ahora ya es un hombre y uno de los buenos. No como tú, que solo tienes actitud de cobarde y alma de perdedor. Yo comencé a reír de nuevo, y al ver que ni falta hacías me sentí plena y feliz.

Hoy, después de veinticinco años te apareces ante nosotros queriendo ocupar el papel de padre, ¿será que con el pasar de los años además de cobarde sufres de amnesia? claro, porque eres un interesado y ves que es un hombre que por merito proprio ha conseguido el éxito. Con mucho esfuerzo y muchas lágrimas logre que hiciera una carrera. Ahora es un profesional que ha logrado todo lo que se ha propuesto en la vida. Él sabe que no tuvo padre, y orgullosamente me ha dado siempre ese título a mí, nunca le mentí con respecto a ti. Cuando tuvo uso de razón le dije la verdad. No sabes cuánto sufrió, pero un día me juró que nunca te entregaría un solo pensamiento ni una lagrima más. Maduro a temprana edad, y escogió la decisión de no ser como tú.

Lamento que estés atravesando por esta mala situación, a estas alturas créeme que ya no te guardo rencor. Pero no te puedo permitir que vengas ante mi hijo a exigir un rol que con amor siempre cumplí yo.

Beatrix