A veces soy quien quiero y otras peleo.

0
736

A veces me vuelvo monstruo y me como el alma de otros seres, pero puedo ser tierna y bondadosa si es momento de hacerlo. No me juzgues por mi naturaleza porque es esta la mujer de la que te has decidido enamorar. (introducción)

No importa que a veces creas no conocerme porque así es la vida, son las oportunidades que el tiempo en la Tierra te dan para darle un giro a tu días, para disfrutar de sorpresas que a veces necesites para seguir y correr. No hay guía que las personas ofrezcan para saber como son o como debes de comportarte en caso de alguna situación que te saque de tu zona de confort. Cómo podrías volver todo tan metódico y no disfrutar de un altibajo… ¿Porque volver el amor que sientes es un texto que estudiar y aprender? ¿En donde queda la emoción? Puedo ser un dolor de cabeza pero si lo piensas bien cualquiera lo es en cualquier momento.

No te agobies conmigo porque sil hace es mejor que ahora mismo digas que quieres irte y ahorres tiempo que podría ser bien utilizado. Puedo ser como un ave y ansiar volar por el mundo aunque también puedo ser como un oso que inverna en un cálido lugar… Puedo convertir tus brazos en mi cálido hogar pero no te asombres si a veces quiero volar porque no es que vuele con alguien más es que a veces la superficialidad de este mundo me agobia y sólo quiero escapar. A veces querré estar sola y no es que este deprimida y me quiera fusionar con mi almohada, es que el cobijo que ofrece mi soledad no me la a nada, es que el análisis que me permite esa privacidad no la tiene nadie.

Me podré volver en una persona totalmente reflexiva, de esas que no dan paso sin haberlo analizado pero eso no querrá decir que toda mi vida es monótona y pensativa, porque muchas veces hago lo que no debo, corro con los ojos cerrados y no importa si choco. Me gustan las emociones fuertes o débiles me encanta el contrastante panorama que me ofrecen cada una de ellas.

Puedo ser molesta o difícil de descifrar. Pero eso nunca se convierte en una molestia pues esas cosas déjalas para mí, yo me ocupo de mi reflexión, yo me ocupo de mis propios pensamientos y tú ocúpate de ser el hombre del que me enamoré. Nunca seré peso muerto que cargar así que preocúpate por no serlo y no por los contrastes que ofrezco.