Consultora de amores

0
43

El día en que me sentí confundida acerca de mis sentimientos fue en ese mismo momento en que lo conocí, él era lindo, atento, quizás inmaduro pero un buen amigo y leal, desde ese mismo momento algo en mí se convirtió en desespero.

Le pedí consejos a mi mejor amiga y ella me respondió: “eso es amor, estas enamorada”. Nunca en mi vida he tenido ese sentimiento, oh quizás sí pero no tan fuerte como ahora.

Todos los días hablo con él, convivimos como buenos amigos, reímos juntos, algo me decía que lo nuestro era mutuo, esa expresión de la que suelen hablar cuando dicen que sientes mariposas en el estómago.

Desafortunadamente, no todo es color de rosa, esas mariposas son atrapadas por la inseguridad y la sociedad.

Muy a pesar de mi etapa de adultez evitan que tenga un compañero de vida. Mi madre tuvo sus problemas con mi padre lo que me hace ser desdichada en el amor, no me parece justo, no lo es… seguramente alguien más está pasando por este pesar.

Gracias a todo eso perdí mis esperanzas pero mis amigos insisten en que de una oportunidad, temo que ellos solo quieren que yo este con esa persona principalmente para tener relaciones, pero, ¿Cómo puedo desconfiar de ellos?

Una vez lo vi, estaba acompañado de una linda y simpática chica, al principio me pareció agradable pero luego pensé: se hartó de mí; igualmente les desee lo mejor a pesar de mi gran y confundible dolor, seguí sonriendo. Los días pasaron y le pregunte a mi amiga acerca de él, ella sabe mucho sobre mi estado de ánimo y pensó en ayudarme con una adivina, eso me hizo sentir nerviosa pero me arme de valor para descubrir aquello que tanto me molesta.

Justo al momento de ir ante aquella tarotista me acobarde pero mi amiga me empuja para verla, era una mujer hermosa, de gran sabiduría y experiencia, le di la mano y en ese momento miró toda mi vida, mis sentimientos, mis gustos. Según ella, debo conocerme mejor, analizarme, perdí muchas oportunidades gracias a un gran capullo que no brota, gracias a aquellos candados y cadenas que me mantienen encerrada y atada a nuevos capítulos. Todo eso me destrozo.

Luego de esa reunión, pasaron otros días y pude darme cuenta como la unión de ellos se estaba rompiendo, él parecía estar desorientado, no pude hacer más que darle algunos consejos, esos que tal vez no seguirá, es malo para eso. Pero al verlo y al acordarme de lo que me dijo aquella tarotista pienso de mas ¿Sera que no estoy hecha de ese sentimiento que llaman amor?

LadyVris