Las dos caras del amor

0
167

Pues como seres humanos tenemos un ángel y un demonio en nuestro interior y estos influyen de cierta manera en nuestras decisiones. Con el amor pasa igual, pues hay dos lados que pueden mostrarse o salir a relucir cuando sentimos amor, el primero, lumiére representa la luz, y gréve, que representa el dolor.


Lumiére es ese lado del amor ligero, es el amor que te levanta sin mayor esfuerzo, el amor es luz, cura tus heridas y vuelve a unir todas las piezas rotas que han quedado dentro de tú corazón, causadas por lo que creíamos era amor y que solo nos dejó una gran decepción. El amor te ayuda a hacer las paces contigo misma, te ayuda a superar tu pasado y tus secretos para luego ayudarte a perdonar, a sanar y olvidar lo malo. Te ayuda a estar en una burbuja donde solo te quedas con las cosas buenas y te ayuda a desechar todas las cosas malas. Así que si tú has encontrado tu luminaria, se su luz.

Gréve es cuando el amor se expresa de otra manera, te hace sentir sofocado, que no hay suficiente oxigeno entre los dos para respirar. Sientes como si estuvieras siendo jalado hacia un abismo sin fondo, como si estuvieras en una jaula y todas tus acciones fueran juzgadas, criticadas y sobre-analizadas, es cuando dejas de ser la persona que eras antes para ser lo que otro quiere que seas, hasta que logran cambiarte por completo. El amor se convierte en un demonio del cual quieres huir pero del que no te puedes alejar. Se convierte en una adición para nada sana, que te puede llegar a destruir la autoestima. Te va alejando poco a poco del ser que amado hasta el punto de no retorno.

Espero sepas apreciar el tipo correcto de amor que quieres que llegue a tu vida, ese que valdrá la pena la espera. Ese que te llevará a la felicidad o a la desdicha depende de cuál elijas para tu futuro. Cuando estés en una encrucijada en cuestiones del amor escucha a tu ángel y sigue la luz. Bloquea a los demonios y así podrás tomar la mejor decisión para un futuro no lejano.

Yessica Sarcos