El sufrimiento es opcional.

0
409

Puedes decir que no te duele el proceso, que es normal para ti ya el dolor que deja la decepción. Puedes decir que la vida es normal, puedes decir que nada es nuevo bajo el sol peor por dentro el trago amargo de soledad no te deja en paz, por dentro el cuerpo grita que necesita un reto porque esa rutina lo único que hace es terminar con la inocencia que tenías mirando la vida. Puedes sonreír y dar las gracias aunque no responsabilices a nadie de lo que has hecho; la verdad es que sientes un poco de rabia independientemente de las responsabilidades. 

Estas deshecha por dentro, pides clemencia, pides un refugio que te saqué de la realidad que no te gusta, no sabes por donde empezar, pierdes tus sueños poco a poco y miras al cielo buscando la salida que te lleve fácilmente a donde quieres. Tienes dos opciones pero dime tú si puedes hacerlo, dime tú si lo que veo acaso es inseguridad ¿Tienes miedo? Conoces la distancia que pueden dar tus pasos, aún así no quieres salir corriendo, es normal que el mundo te haya hecho débil, eres una rara social.

Fingirás que lo que sucede en tu mente no es temor, fingirás que el temblor de tu cuerpo es por frío en plena primavera, estas justo como nunca has querido, estas justo como siempre quisiste evitar mientras miras como se desvanece la ilusión que hace un segundo tenías firme entre las manos, escucharás que te digan que así es la vida, que en un momento repente lo que conoces puede irse así sin más. 

Sabes que así es como fue tu destino, que así es como debía suceder; lo sabes bien. Nadie es lo suficientemente justo como para poder decirte lo que debes de hacer, sabes bien lo que debes hacer, desde un principio lo sabías pero tenías miedo, tenías esa normal inseguridad que da darse cuenta de las trizas que te vuelves.

En un segundo todo se va, vive ahora a pesar de las espinas que se enreden en los tobillos a través del camino, puede que duela pero de ti depende si sufres una vida eterna.