Cuando el amor es verdadero, nace hasta dentro del fango.

0
1816

Debo confesar que había perdido completamente la fe, había visto romperse mi corazón una infinidad de veces, lo intente tanto que poco a poco deje de esperar que las cosas resultaran bien, y aun así con las expectativas en lo mas bajo lograron decepcionarme, y poco a poco el ideal de verme del lado de una persona que me amara y que me acompañara hasta el fin de mis días se fue perdiendo entre la amargura de mis derrotas, mi corazón se rompió tantas veces que apenas quedaban trozos suficientes para quererme aunque sea un poco y fue entonces cuando decidí no volverlo a intentar nunca más, ya había tenido suficiente de esas personas que parecen ángeles al inicio y terminan siendo unos completos farsantes al final, estaba harta de esas mentiras que nunca se acababan, y de esas prisas por llevarme a la cama, para hacerlo un par de veces y después desaparecer de mi vida en un poco más tarde.

Llegue incluso a la conclusión de que podría ser yo el problema, porque parecía extraordinario que tuviera tan mala suerte y que hubiera fallado tantas veces seguidas, la explicación más lógica era que podría ser yo quien estaba mal, pero ¿cuál era mi problema?, ¿acaso buscar a alguien solo para mi era mucho pedir?, o el ¿querer a alguien que buscara un futuro conmigo y que estuviera acorde a mis ideales mas importantes?, sinceramente fue algo que llegue a pensar, pensaba que quizás había nacido en la época equivocada, que ahora la humanidad ya no se preocupaba por los sentimientos y los valores, que mis padres me habían educado con mentiras y que estaba buscando vivir en un cuento de hadas que hacia mucho no existía más.

Y cabe decir que en parte esto es cierto, cada vez se les da menos importancia a los valores fundamentales del ser humano, cada vez nos comportamos más como animales que como personas, cada vez el sexo se convierte más en una relación social que intima, cada vez es más común que alguien espere acostarse contigo en la primera cita sin conocerte, sin importarle quién eres, que piensas, como te sientes, solo importa que tan buena estés o le parezcas, y fue por eso que entre en ese estado tan deplorable fue por eso que ya no quería saber nada mas del amor, fue por eso que no quería enamorarme y que incluso trate de engañarme y decirme que no era amor lo que por ti sentía, fue por eso que tarde tanto de aceptar que no podía resistirme al amor que de ti emanaba, porque era completamente distinto, era lo que yo esperaba, era real, tan real que podía sentirlo en tus propias palabras, tan real que me lo demostraste esperándome una eternidad hasta que fui capaz de aceptar aquello que era innegable.

Sin embargo debo admitir que soy afortunada, porque tuve la suerte de encontrarme el amor cuando ya no le buscaba, y le vi nacer dentro de la inmundicia emocional en la que me encontraba, me llego cuando menos lo esperaba, cuando menos preparada estaba, y quisiera pensar que todas las personas algún día llegan a encontrar a esa persona que estaban buscando toda la vida, ojalá fuera así para todos, y que sus esfuerzos fueran recompensados al final, pero lo que puedo ver es que esta sociedad está cada vez carece más de humanidad, y esta “evolución” tecnología e ideática nos esta separando de los valores más importantes que hasta ahora habíamos sabido conservar, estamos convirtiéndonos en esclavos de nuestros aparatos inteligentes, y todos tenemos miles de amigos que no nos conocen en verdad, y que no notarían si el día de mañana dejáramos de existir, cada vez somos más insensibles al dolor ajeno y es por eso que cada vez es más sencillo engañar y utilizar a los demás, porque cada vez somos menos humanos, esa es la verdad.

Autor: Sunky