No puedo dejarte si no has dicho adiós.

0
596

El tiempo en mi vida no pasa por nada, me siento aislada esperando tu regreso y no verte llegar, ya ha pasado demasiado desde que prometiste volver a entrar por la misma puerta por la que saliste, entiendo que quizás necesitabas un poco de paz, de clama y un pequeño cambio para valorar lo que habías olvidado. Entiendo perfecto que algunas personas no pueden apreciar lo que tienen después del peso de la monotonía, sé que tú eres de esos y espero con paciencia, espero esperando que puedas reconsiderarlo y no lo logro del todo.

Tú me has dado las esperanzas que necesitaba para poder cumplir con este compromiso, me has pedido que me espere, que me quede aquí porque regresaras, peor el tiempo pasa más rápido para quien se desespera, más rápido cada día y no veo claro cuando es que serpa tu regreso. Sueño que vuelve tu figura, que entras por ese espacio que hoy separa mi realidad e la tuya, me desespero y a veces debo confesar que llego a sospechar que nunca será de nuevo como antes. Me has pedido un espacio, me has pedido que dejemos esto por un momento porque sentiste era tiempo de regresar por tus propios pasos para poder saber cuales fueron los que te trajeron aquí.

No sé como es que puedes preguntar qué te trajo a mí y no preguntes cómo hacer para no tener que irte. Puedo comprender que quieras investigar, ero no puedo procesar que busques el pretexto para seguir aquí, puedes irte a respirar profundo y meditar pero si no tenías planeado regresar podrías haberlo dicho, podrías haber contado las esperanzas por lo sano y todo este tiempo que he invertido en ti pude haberlo utilizado para sanar las heridas que dejarán tu partida.

A estas alturas no sé si de verdad podré verte regresar, me duele pensar que me hayas podido engañar por no tener el valor de decir la verdad, pero me duele más no poder lo suficientemente inteligente como para poder saberlo sin necesidad de preguntarlo.