Jamás regreses con la persona que te rompió en mil pedazos

0
6821

Cuando una relación toca fondo y llega a su fin, podemos sentir que el mundo nos va arrancando pedacitos del alma y termina por comernos despacito, con un dolor que pareciera interminable.

Sentimos que la vida se acaba, pues pensábamos pasar toda la vida a lado de ese ser que creíamos nuestra otra mitad. Cuesta mucho trabajo simplemente intentar respirar, pero sabes, no es más que una lección de vida, debes aprender a cerrar círculos para poder abrir otros sin temores, sin rencores, sin remordimientos.

Justo ahora me siento así, hace unas semanas el que era el amor de mi vida, o al menos eso creía, simplemente se fue, me abandonó, ¿y sabes? No regresaré con ese ser que sin piedad agarró mi corazón y lo partió en mil pedazos.

No dejaré que pase, así sienta que me ahogo en mis pensamientos, que el respirar solo aumenta el dolor, no me daré el lujo de yo misma derrotarme y abatirme otra vez, no dejaré que el pensamiento me traicione y me haga buscarlo, no dejaré que mis recuerdos me hagan perder el juego, solo porque lo extraño.

No dejaré que suceda solo porque tengo el corazón destrozado, porque el alma perdió su sitio, porque la persona que rompió mi corazón no regresará para juntar los pedazos o para reconfortar el alma y el cachito de esencia que me robó, esa parte mía que se llevó con él cuando se fue sin decir adiós.

Ahora que estoy sin él y aún con el dolor a cuestas, debo entender que al volver a intentarlo, al darnos otra oportunidad, lo único que hará es herirme mucho más cada que tenga chance, intentará pisotear mi autoestima hasta que me haga sentir que no valgo nada. Eso será mi culpa por abrirle la puerta de mi vida una vez más, eso es lo que no debo permitir.

Al verme sola, debo entender que las cosas ahora son distintas, debo dejar de culparme por su partida, pues siempre le di lo mejor de mí, siempre luche porque él fuera feliz, quizá eso me alejo un poco de mí y no lo debo permitir. Ahora que intenta volver, no pensaré por ningún motivo que cambió pues las personas no cambian solo modifican sus actitudes a su conveniencia no debo siquiera pensar que las cosas serán diferentes ahora, pues si no fue distinto cuando me tenía en la palma de su mano, ahora que ya mostró su verdadero interés no va a cambiarlo por mí.

Aunque el dolor sea profundo y me cale hasta los huesos, sé que me repondré, sé que no te llevaste mi mundo, que no eras mi mundo, seguiré adelante porque merezco ser feliz, y lo seré pues alguien sabrá apreciar lo que te di y no supiste valorar.

Idea original: Video Útopico