No cambiaría mi libertad aunque los demás la llamen soledad.

0
634

No, no tengo novio porque a penas me estoy disfrutando, no necesito un bulto para dormir a gusto porque abrazo mi almohada, no necesito un novio para platicar porque tengo amigas, no quiero un hombre para ser feliz porque me divierto a mi manera, no necesito un trozo de carne real porque de esos los consigo en muchas tiendas y a mi gusto. La verdad es que no hay excusa que para mí valga, yo vivo bien así y así pretendo quedarme un tiempo largo para disfrutarme, para cansarme de mí, para hartarme de la soledad que tanto me encanta y después… después ya veremos que sucede. 

No me caso porque no creo poder con las responsabilidades que eso implica, porque para empezar no tengo novio, porque me gusta hacer las cosas ami manera, a mi propio ritmo sin tener que esperar a nadie. No lo hago porque no pretendo vivir de un forma con la que sé ahora no quiero, no soy una mujer de juegos, no haría nada para jugar a la casita y después arruinar mi propio esfuerzo. No lo hago porque no quiero ser parte de un indice más, porque encuentro la libertad en muchos lugares y de muchas formas…

La felicidad genuina no la encuentro a lado de nadie, ni siquiera de mi familia mucho menos de mis amigos y por supuesto que nunca a lado de una pareja. No tengo nada en contra de eso pero muchas veces ya perdí el tiempo buscando la felicidad en par de brazos ajenos, muchas veces ya perdí el corazón esperando encontrar el sentido de mi vida a lado de alguien más y eso no se hace. He podido aprender de esa soledad a la que me han obligado mis desamores, he podido ver que no es tan mala como parece que se puedo desfrutar y hasta ser feliz con ella. Porque encuentras la hermosura hasta en un minuto mirando al cielo.

¿Porque hacer las cosas para dar gusto y no por convicción? Para qué invertir el tiempo en las estándares limitados de las demás personas y no dedicarte un tiempo para buscar la felicidad de verdad que se puede encontrar a la vuelta de la esquina, eso sí con muchas ganas, con mucho valor para enfrentarse a lo desconocido y por supuesto con un buen par de libros que te sean el complemento perfecto.