Prometí amarte pero ya no eres aquel por el que juré quedarme.

0
509

Me esforcé en darte lo mejor, me esforcé para ser la mejor mujer aunque a tu madre nunca le pareciera, me esforcé por ser la mejor chica con la que nunca hayas salido y la verdad sé muy bien que así ha sido aunque seas un completo idiota y no puedas verlo. Me convencía mí misma que eras el hombre perfecto que estaba esperando para incluir en mi vida… Es muy triste las sorpresas que la vida te cuando te desbalancea el bote que con trabajo llevas a flote pero soy una mujer de armas tomar aunque tristemente deba aceptar que necesito más que un empujón para hacer lo que sé me corresponde.

Sola me he puesto una soga en el cuello, hice cosas de las que no estoy orgullosa, hice cosas que merecen una disculpa pero no fui yo la que comenzó esta guerra de penas inducidas, de cualquier forma cargo con la culpa de ser la que siguiera echando sal y limón a la herida. Yo he perdonado, yo te he perdonado las veces que ha sido necesario, me has causado heridas que probablemente nunca sanen, me has dejado marcas que quizás no he olvidado pero me aferro a una vida a tu lado porque así fue mi promesa y tengo la estúpida creencia que se puede renacer de entre las cenizas.

Espero nuestro renacimiento de esta vida que nos tiene muertos, probablemente tú la estés pasando de maravilla, probablemente tú lo estés gozando pero yo no puedo hacerme tonta con la promesa que hemos dejado en claro frente a tantos, quisiera iniciar de nuevo y seguir compartiendo el tiempo. Yo tengo la firme convicción que aún puedo luchar por nuestra relación pero… ¿Cuál amor, cual vida, cual relación? Creo que ya sólo es la idea.

No me deja muchas alternativas, puedo irme y hacer mi vida pero no quiero porque intento hacer honor a mi propio orgullo y no puedo irme sin haber intentado por ti, lucho por lo que quiero y lo hago hasta obtenerlo pero contigo creo que no puedo, porque sin lugar a dudas te has entregado a los placeres de la vida mundana que no deja nada, te has entregado a la lucha de egos a base de traiciones, yo sólo espero seguir creyendo que puedo porque cuando ya no pueda tendré que aceptar que la maldad humana me ha vencido, que el amor no es quizás el pilar de un mundo eterno… que es más fácil hacer lo que el rededor imponga y no lo que se sabe bueno.