Nunca te enamoraste de mi

0
660

Solo queda un camino…un recorrido por separado. Ya no hay solución y solo queda una salida que es nuestra despedida.

Pero antes de esta despedida déjame decirte lo que ha guardado mi corazón, un corazón lleno de amor por ti.

Yo que te quise y te querré con toda mi alma el resto de mi vida. Lo sabes, te amo más que a  mi propia vida y eso no lo puedo cambiar. Eres para mí el tesoro más valioso, tus besos son la frescura del amanecer un día de primavera. Solo quiero quererte, decírtelo al oído cada mañana al despertar, con el roce de mis labios mostrarte mi amor y deseo.

Si pudiera volver a nacer, te amaría de la misma manera, sin razonamiento ni condiciones, sin mesura ni cordura. Capturaría nuestra historia en un abrazo, en un beso, un te quiero sin esperar retorno alguno.

Lloro de impotencia y desesperación al ver que te vas de mi vida, no puedo retenerte más. Me quede sin opciones, ya no tengo armas para seguir luchando por un amor que nunca fue para mí. Te anidaste en la parte más alta y ya no pude alcanzarte.

No puedo odiarte por no amarme, de cierta manera te agradezco haberme dado la oportunidad de intentar enamorarte. No lo logre, y eso me causa mucho dolor, un dolor lleno de desesperación y de angustia que me acompañará por el tiempo que me quede de vida. Siempre fuiste sincero conmigo y te lo agradezco, tu intento fue darme la oportunidad de amarte y yo lo acepte así.

Nunca pienses que te guardo rencor por no haberme amado, abrasaste mis abrazos y eso fue suficiente para mí. Acepto que no coincidimos en este tiempo, en esta vida, pero me quedan los recuerdos de maravillosos momentos que viví contigo. Ya nada te ata a mí, ni tú intento de amarme, ni el  amor que ciento por ti, mucho menos resentimientos por no haberlo conseguido. Ya mis ilusiones forjadas han desaparecido, solo me queda el consuelo que algún día  encuentres el amor verdadero.

Me quedo con este taciturno amor hacia ti, un amor que será mi compañía en esta agonía que aqueja mi alma al no saberte mío. Solo le pido a Dios que me ayude a olvidar este amor por ti, olvidar que no eres mío y aceptar que nunca lo serás.

 

Beatrix